Avisar de contenido inadecuado

Solo para la Autorreflexión.

{
}

El hombre como ser humano viene proclamando que Dios está en todos lados, en ti, en mí en las plantas, en el niño con hambre, en el mendigo. Y eso realmente lo hemos internalizado de tal manera que parece habernos desviados un poco de lo sencillo y elemental de la enseñanza católica.
Podemos preguntarnos ¿a que vamos los domingos a la iglesia? y seguramente muchas respuestas serán a comulgar, a recibir a Dios, a nuestro encuentro con Dios, porque es el día del señor, a escuchar el mensaje d Dios.

Pro realmente vamos a eso?

Es una pregunta que me surge hoy día, pues gracias a un Instrumento de Dios que me invito a que observara mi conducta y la de mis hermanos en la misa, al haberlo hecho me doy cuenta que en la iglesia hay quizás elementos que nos hemos olvidado.

Para hablar de ellos me trasladare a mi estudio de catecismo cuando me preparaba para hacer mi primera comunión que si bien debo admitir que me hubiese gustado haberlo hecho con mayor nivel de conciencia recuerdo muchas de sus enseñanzas.

De lo que recuerdo, y para el fin de hoy, puedo numerar algunas cosas:
1. La iglesia es la casa de Dios allí esta su presencia.
2. Debemos vestirnos acorde a el sitio a donde vamos
3. En la misa a través de la transubstanciación, el pan de trigo se convierte en el cuerpo y sangre de Jesús
4. Es nuestro Padre omnipotente, omnisciente y omnipresente. Nosotros somos sus hijos pecadores, que delante de él no somos nada. Él lo es todo.
5. La custodia nos permite la adoración a nuestro Padre.

Ahora bien creo que el discurso de la iglesia que viene anunciando la presencia de Dios en todos lados ha podido tener alguna influencia para que el hombre de hoy día le de poca importancia a la actitud correcta que debemos guardar al ir a una iglesia.
Por ello es muy común actos como los siguientes:
1)Entramos a la iglesia y si realmente vamos a estar en presencia de nuestro Padre, donde esta nuestra humildad y su reconocimiento?  Primero saludamos a todos los mortales desde la puerta de la iglesia hasta donde vayamos a sentarnos, los besos en la mejilla suenan, los apretones de manos que chocan como panas retumban, las risa y la conversa de lo que se hizo en la noche es amena y la prioridad, nuestro Padre cuando hemos de saludarlo?. Luego llegamos a nuestro sitio y es alli que nos persignamos de manera mecánica . Es nuestro creador, es nuestro padre, la reverencia, el arrodillarse ante él donde quedo?

2)Luego de todo este primer sacrilegio, a mitad de la misa se escuchan los celulares que olvidaron apagarse , si ya se es propio de nuestra época, pero simplemente estamos en presencia de nuestro Padre.

3)A la hora de la consagración le miramos de pie y con la frente en alto, por favor arrodillaos y bajad la mirada, no somos nada solo simples mortales pecadores.

4)Y cuando llega el momento de la comunión con Dios nuestro padre creador podemos observar el desfile de vestimentas inadecuadas de las damas, y el murmullo sigue presente, culminamos con recibir el cuerpo vivo y resucitado de Jesús, colocamos nuestras manos de pecadores para recibirlo. Quienes somos sino eso pecadores, no ensuciemos su cuerpo con nuestras manos.

Y así transcurre nuestra misa, hemos estado en presencia de nuestro Creador y realmente no lo hemos reconocido como tal. TAGS:undefined

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Solo para la Autorreflexión.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre